Cabecera Metidos en Carretera

Imágenes para el recuerdo

Funcionalidad no disponible con JavaScript deshabilitado

Funcionalidad no disponible con JavaScript deshabilitado

Fuente:

Enlaces recomendados

Funcionalidad no disponible con JavaScript deshabilitado

Fuente:

Programa REDIA. Itinerario La Junquera-Alicante (MOP, 1968)

En enero de 1967, el Ministerio de Obras Públicas (MOP) anunciaba el programa de actuación Red de Itinerarios Asfálticos (REDIA) cuyo objetivo era mejorar sustancialmente, y a corto plazo, las condiciones de circulación en los principales itinerarios completos de la red nacional de carreteras. Se trataba de actuar entre 1967 y 1971 sobre diez itinerarios que, con una longitud global de 5.000 kilómetros, equivalente al 6,3% de la red estatal, soportaban un 33% del tránsito total, un 34,2% del transporte por carretera y un 44% del tráfico extranjero.

El primer itinerario sobre el que se intervino fue La Junquera-Alicante, con una longitud de 710 kilómetros. Las actuaciones habían comenzado unos meses antes, en verano de 1966, con la adjudicación de todas las obras necesarias para completar este recorrido. Éstas se unieron a las que ya estaban en ejecución, que se adaptaron en algunos casos a las características del programa. En total se pusieron en marcha 38 actuaciones, que totalizaban una inversión de 2.920 millones de pesetas.

Como antecedentes a las realizaciones del programa REDIA en este itinerario hay que citar el Plan General de Carreteras de 1961 y el préstamo del Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento, perteneciente al Banco Mundial, formalizado en 1963, que contemplaba la financiación de varias actuaciones en el triángulo Madrid-Barcelona-Alicante y en concreto en la carretera Barcelona-Alicante. La segunda fase de este proyecto de acondicionamiento preveía seis actuaciones de mejora en esta vía, que se contrataron por concurso internacional, de acuerdo con las condiciones del préstamo. La mayor parte de ellos se adjudicaron en 1965, pero el último, correspondiente a la provincia de Alicante, se retrasó hasta finales de 1966. Además de estos seis contratos, el préstamo financió otras tres importantes actuaciones en este corredor, fuera del programa REDIA: la autopista Badalona-Mongat, la variante de Amposta con nuevo puente sobre el río Ebro y la variante del Perelló.

Las obras del programa REDIA en el itinerario La Junquera-Alicante se desarrollaron fundamentalmente en 1967, extendiéndose hasta los primeros meses del año siguiente. Así, el 12 de marzo de 1968 el entonces ministro de Obras Públicas, Federico Silva Muñoz, inició una visita de tres días a distintas provincias del litoral mediterráneo, en la que inauguró varias actuaciones pendientes, así como las otras tres grandes realizaciones citadas en Barcelona, Amposta y El Perelló.

Coincidiendo con la terminación oficial de este itinerario, el MOP editó una publicación divulgativa que describía las actuaciones realizadas. El documento contiene abundante información gráfica en la que se presenta no sólo el estado final de la carretera, sino también diversos detalles sobre el desarrollo de las obras. Constituye, por tanto, un valioso documento para conocer las técnicas constructivas, instalaciones y maquinaria de la época. En este sentido hay que señalar que el elevado volumen inversor, unido a las previsiones de continuidad a lo largo de los cinco años del programa, incentivó a las empresas constructoras nacionales para que se dimensionaran y equiparan con la maquinaria necesaria para obras de este tipo.

El contenido íntegro de la publicación está disponible en el siguiente enlace.

Programa REDIA. Itinerario La Junquera-Alicante (MOP, 1968)


El programa Red de Itinerarios Asfálticos (REDIA)

Como se ha indicado, el objetivo del programa REDIA era mejorar la parte de la red viaria que absorbía los mayores porcentajes de tráfico nacional y extranjero, por medio de actuaciones con plazos reducidos de ejecución, concentradas linealmente en una serie de itinerarios a los que se dotaba durante largos recorridos de características uniformes, en cuanto a secciones transversales y firmes.

La inversión prevista para el periodo 1967-1971, durante el que se desarrollaría la primera fase, era de 20.000 millones de pesetas, con la que se mejorarían diez itinerarios:

  • Madrid - Irún (497,5 km)
  • Madrid - Barcelona (639,6 km)
  • Madrid - Valencia (355,7 km)
  • Madrid - Cádiz (690,5 km)
  • Madrid - Badajoz (404,9 km)
  • Madrid - La Coruña y El Ferrol (660,5 km)
  • Madrid - Alicante (352,2 km)
  • La Junquera - Alicante (710,2 km)
  • Málaga - Cádiz (250,7 km)
  • San Sebastián - Oviedo (367,1 km)
Itinerarios del programa REDIA. Fuente: Programa REDIA. Itinerario La Junquera-Alicante (Ministerio de Obras Públicas, 1968)

Itinerarios del programa REDIA. Fuente: Programa REDIA. Itinerario La Junquera-Alicante (Ministerio de Obras Públicas, 1968)

Las actuaciones, que finalmente se extendieron hasta 1975, contemplaban las siguientes mejoras:

  • Refuerzo de los firmes mediante la extensión de capas de aglomerado asfáltico en toda la calzada, dando continuidad a la capa de rodadura a lo largo del itinerario.
  • Adecuación de las secciones transversales a una anchura normalizada de 7 m de calzada, con dos arcenes laterales pavimentados de 2,5 m cada uno.
  • Mejoras locales de poco coste y alta eficacia, especialmente en puntos peligrosos o donde había una importante reducción de capacidad.
  • Construcción de vías lentas adicionales para los vehículos pesados en tramos con rampas largas y pronunciadas.
  • Señalización horizontal y vertical completa.

Por tanto, se trataba de obras simples, compatibles con los reducidos plazos de ejecución previstos, pero que tuvieron una percepción muy positiva por parte de los usuarios, que en pocos años contaron con largos itinerarios con unas condiciones de recorrido buenas y uniformes. No obstante, dada la sencillez de las actuaciones, estas características no se mantenían en determinados tramos con orografía compleja o en determinadas travesías conflictivas, que fueron objeto de mejoras posteriores en algunos casos.

El programa daba continuidad a las obras realizadas durante la vigencia de los planes anteriores, como variantes y mejoras de trazado, más complejas y costosas, pero que se circunscribían a un ámbito más reducido, quedando el resto de la carretera en condiciones obsoletas para el creciente tráfico, con las consiguientes consecuencias de esta falta de uniformidad en la seguridad y comodidad de los usuarios.

También se complementó con las actuaciones del Programa de Autopistas Nacionales Españolas (PANE), que incrementaron la capacidad en los tramos más congestionados de estos itinerarios, situados en el entorno de las grandes ciudades.

Por otro lado, la sección transversal tipo 7/12, adoptada por el programa REDIA, se ha consolidado en el diseño de las carreteras convencionales españolas con velocidades de proyecto más elevadas. La anchura de arcén de 2,50 m tiene efectos positivos en la mejora de seguridad vial, al proporcionar espacio suficiente para la parada de vehículos en caso de avería y un margen de seguridad para evitar colisiones frontales en caso de adelantamiento inadecuado. De igual manera, mejora las condiciones de circulación de los vehículos especiales con P.M.A. inferior a 3.500 kg, peatones, ciclos, ciclomotores, vehículos de tracción animal y en general todos aquellos usuarios de las vías públicas que por su reducida velocidad de circulación están obligados a transitar por el arcén según el Reglamento de Circulación. También se han empleado estos arcenes para la implantación de carriles adicionales en los tramos más conflictivos durante las operaciones especiales de tráfico antes de la incorporación de los mismos a la red de alta capacidad.

En consecuencia, se puede afirmar que, más allá de las actuaciones realizadas, el programa REDIA supuso la implantación de una red de itinerarios con unas condiciones de circulación más uniformes y sensiblemente mejores que las proporcionadas por las vías existentes. En definitiva, una categoría de carreteras claramente diferenciada, que contrastaba con las deficientes condiciones que, salvo excepciones, caracterizaban al resto de la red viaria.

Por este motivo, los itinerarios REDIA concentraron gran parte del tráfico y, con algunas mejoras realizadas en los años posteriores, jugaron un papel fundamental en las comunicaciones nacionales por carretera, hasta el desarrollo de la red de alta capacidad. De hecho, algunos tramos con autopista de peaje paralela todavía soportan en la actualidad grandes volúmenes de tráfico, aunque con serios problemas de siniestralidad en muchos casos.

Enlaces

Última actualización: 19 de marzo de 2018

Inicio | Artículos | Viajes | Documentos | Vídeos | Actualizaciones | Mapa Web

© · 2016 | Contacto: miliar@telefonica.net | Síguenos en Facebook Metidos En Carretera