Cabecera Metidos en Carretera

Imágenes para el recuerdo

Funcionalidad no disponible con JavaScript deshabilitado

Funcionalidad no disponible con JavaScript deshabilitado

Fuente:

Enlaces recomendados

Funcionalidad no disponible con JavaScript deshabilitado

Fuente:

Antigua travesía de la N-II en Torremocha del Campo (Guadalajara)

Algunas de las antiguas travesías que han adquirido la condición de vías urbanas tras la construcción de las correspondientes variantes de población apenas han sido objeto de transformación desde entonces. Es el caso de la travesía de Torremocha del Campo (Guadalajara), que todavía conserva algunos de los vestigios de la época en la que la N-II atravesaba la población antes de la apertura de la variante, incluida en las actuaciones del programa de Autovías del Plan General de Carreteras 1984-1991. Además, en el extremo sudoccidental del tramo se encuentra un área de descanso habilitada en una de las antiguas calzadas de la autovía, que quedó fuera de servicio tras la construcción de una variante de trazado.

Antecedentes

El recorrido original de la carretera de primer orden de Madrid a La Junquera, por Zaragoza y Barcelona, atravesaba el núcleo urbano de Torremocha del Campo por la actual calle de Fernándo Adrados. En el plano de población elaborado por el Instituto Geográfico y Estadístico (actual Instituto Geográfico Nacional) a principios del siglo XX esta vía se denominaba Carretera de Zaragoza.

Plano de la población de Torremocha del Campo (Guadalajara), elaborado por el Instituto Geográfico y Estadístico en 1909. © Instituto Geográfico Nacional

El trazado utilizado por la carretera N-II hasta la construcción de la autovía de Aragón (actual autovía del Nordeste, A-2) es una de las actuaciones tardías del CNFE en el itinerario XIII "Madrid - Guadalajara - Zaragoza - Lérida - Barcelona - La Junquera - Francia" del citado circuito. Así, en marzo de 1936 el MOP aprobó el Plan de obras de conservación, reparación y mejora de las carreteras a cargo de la Jefatura del Circuito Nacional de Firmes Especiales para 1936, que incluía la actuación "Acopios, empleo, riego supeficial de travesías exteriores de Torremocha y Terrer" en los kilómetros 118 y 229 de la carretera de Madrid a Francia, por La Junquera, con un presupuesto de ejecución por contrata de 68.385,10 pesetas y un plazo de ejecución hasta finales del año siguiente. Las obras fueron finalmente adjudicadas al contratista D. Fulgencio Andaluz López, vecino de Alhama de Aragón (Zaragoza), por 61.000 pesetas, aunque es difícil precisar hasta cuándo se extendieron los trabajos teniendo en cuenta el difícil contexto histórico.

Modificación del trazado de la carretera de primer orden de Madrid a La Junquera, por Zaragoza y Barcelona a su paso por Torremocha del Campo. En negro, los trabajos planimétricos llevados a cabo por el Instituto Geográfico y Estadístico en 1898 y en rojo, la actualización realizada en 1953. © Instituto Geográfico Nacional

Se trata de un caso singular, dado que el CNFE abordó la ejecución de un número muy reducido de variantes de población. Únicamente se plantearon en situaciones muy específicas en las que la supresión de la travesía resultaba más sencilla y económica que el acondicionamiento de la misma. La denominación "travesía exterior" se ajustaba a la cercanía del nuevo trazado al núcleo urbano. En cualquier caso, el escaso crecimiento de la población desde entonces explica que apenas se hayan construido edificaciones en el margen exterior de la variante y que los sucesivos planes de carreteras posteriores hayan mantenido el mismo trazado, ensanchando y adaptando la plataforma a las especificaciones contempladas por los mismos para el itinerario.

El paso de la autovía por Torremocha del Campo se resolvió con la actuación "Autovía de Aragón, Carretera N-II de Madrid a Francia por Barcelona, puntos kilométricos 116,4 al 118,7. Tramo: Variante de Torremocha del Campo (clave: 13-GU-2350)" que, con un presupuesto de 970 millones de pesetas, fueron adjudicadas a principios de 1991 a Fomento de Obras y Construcciones, S.A. (FOCSA). Los trabajos finalizaron el 18 de diciembre de aquel mismo año.

La complejidad en la elección del trazado de la autovía en el entorno de la localidad obligó a segregar este proyecto del correspondiente a la "Autovía de Aragón Madrid - Zaragoza. Duplicación de calzada carretera N-II de Madrid a Francia por Barcelona, puntos kilométricos 105,0 al 125,6. Tramo. Tramo: Intersección C-204 - Saúca (oeste) (clave: 11-GU-2050)", cuyas obras fueron adjudicadas en 1987 a la misma empresa. La puesta en servicio de este tramo se realizó en varias fases durante el primer semestre de 1990, meses antes del inicio de las obras de la variante, por lo que durante más de un año la doble calzada se interrumpía en esta población.

En el Estudio Informativo se plantearon dos alternativas: el desdoblamiento de la calzada existente o la construcción de una variante de nuevo trazado que, con una longitud de 2.548 metros, discurría por el sur de la localidad. Finalmente, se seleccionó esta segunda opción por su menor afección en la población, a pesar de su mayor incidencia en el medio físico.

Los tramos de autovía anterior y posterior a la variante se caracterizaron desde su puesta en servicio por una elevada siniestralidad, por lo que en 1995 se adjudicaron a Carija, S.A. las obras de la actuación "Seguridad vial. Mejora de curvas en la CN-II, de Madrid a Francia por La Junquera, puntos kilométricos 115 al 116. Tramo: Torremocha del Campo (clave: 33-GU-2610)", que contemplaba la construcción de un nuevo trazado de casi dos kilómetros de longitud que conectaba con la variante de la población.

Como actuación complementaria, una de las antiguas calzadas de la autovía se habilitó como área de descanso, mientras que la otra se destinó al ramal de salida desde Torremocha del Campo hacia Madrid.

Trazados de la N-II en el término municipal de Torremocha del Campo sobre MTN 1:25.000, hoja 487-II, edición 2012 (negro: trazado original / naranja: travesía exterior / azul: calzadas de la autovía / rojo: mejora de trazado de la autovía). © Instituto Geográfico Nacional

En 1997, previamente a la entrega de la antigua travesía al Ayuntamiento, se ejecutaron las obras de "Acondicionamiento de las travesías de Algora, Torremocha del Campo y Saúca. N-II antigua, puntos kilométricos 111 al 129 (varios tramos) (clave: 32-GU-2770)". Dos años más tarde se acometió la "Mejora de trazado de la carretera N-II, puntos kilométricos 119 al 121. Tramo: Torremocha - Saúca (clave: 32-GU-2680)", que permitió reducir la siniestralidad al este de la población.

Posteriormente, dentro de las actuaciones de adecuación, reforma y modernización inicial de la "Concesión para la conservación y explotación de la autovía A-2 del p.k. 62,0 al p.k. 139,5 (R-2 - L.P.Soria/Guadalajara) (clave: AO-GU-08)", se incluyó la construcción de una vía colectora de 1,1 kilómetros de longitud (actuación REORD-I-118.8) que prolonga el antiguo trazado de la N-II hasta el enlace a Sigüenza y Torresaviñán, situado en el kilómetro 119.

Actuaciones de puesta a cero de la "Concesión para la conservación y explotación de la autovía A-2 del p.k. 62,0 al p.k. 139,5 (R-2 - L.P.Soria/Guadalajara) (clave: AO-GU-08)" en el extremo nordeste de la variante de Torremocha del Campo. Fuente: Ministerio de Fomento

En el siguiente gráfico se muestra el estado actual del tramo.

Situación actual del antiguo trazado de la N-II a su paso por Torremocha del Campo sobre vuelo del PNOA de 2015

Situación actual del antiguo trazado de la N-II a su paso por Torremocha del Campo sobre vuelo del PNOA de 2015. © Instituto Geográfico Nacional

El área de descanso de Torremocha del Campo

Comienza este recorrido en el área de descanso situada al sur de la población de Torremocha del Campo, en concreto en el kilómetro 116 de la antigua carretera N-II. Las instalaciones se encuentran en la margen izquierda de la autovía del Nordeste, en una de las calzadas que quedaron fuera de servicio tras la construcción de una variante que tenía como objeto la mejora del trazado de la autovía en este tramo.



En concreto, se trata de la calzada sentido Zaragoza. Todavía se conservan las antiguas barreras de seguridad y el pavimento rígido de hormigón, solución muy habitual para los firmes de las calzadas de nueva construcción en la autovía de Aragón, Madrid - Zaragoza, dentro de las actuaciones del Plan General de Carreteras 1984-1991. Se observa la macrotextura superficial con ranurado sinusoidal en dirección longitudinal y la disposición de juntas entre losas.



El acceso al área discurre por esta misma calzada, aunque la nueva configuración de la sección transversal ha reducido considerablemente su anchura y la extensión de una capa de rodadura con mezclas bituminosas oculta el antiguo pavimento rígido.



La antigua calzada izquierda de la autovía, correspondiente a la plataforma original de la N-II, constituye el ramal de acceso desde Torremocha del Campo a la autovía sentido Madrid. Se trata de una vía de doble sentido, puesto que además permite el retorno desde el área de descanso al núcleo urbano y al enlace que conecta con la calzada contraria de la autovía.


Se ha reducido la sección de la calzada original con la colocación de un bordillo y la extensión de una franja de tierras en la zona ocupada por el antiguo arcén exterior. La actual capa de rodadura tampoco abarca la anchura completa del arcén interior.



Sin embargo, se conservan algunos vestigios de la antigua señalización, como esta señal de curva peligrosa que aunque carece de fecha de fabricación, se puede afirmar que data de los primeros años de la década de los noventa, puesto que exhibe las siglas del MOPT en su reverso, denominación de este departamento ministerial vigente entre marzo de 1991 y julio de 1993. Además, figura el logotipo de Proseval como empresa suministradora, aunque se indica que ha sido fabricada por Reynober, S.A.



En las inmediaciones se pueden encontrar algunos hitos de arista, como el que indica el p.k. 116,100 de la antigua N-II.


En el inicio de la curva se sitúa el hito correspondiente al kilómetro 116, que ha sido sustituido recientemente.



La profusión de paneles direccionales triples y dobles, por encima de lo prescrito en el borrador entonces vigente de la Instrucción 8.1-IC Señalización Vertical, es un indicio claro de la peligrosidad de esta curva cuando formaba parte del trazado de la autovía.



En concreto, se pueden ver dos paneles triples en el inicio de la curva y otros dos dobles a continuación. La normativa contempla únicamente un primer panel múltiple en función de la reducción entre la velocidad de aproximación y la de recorrido de la curva, mientras que los otros paneles serían simples.




La travesía de Torremocha del Campo

A partir del área de descanso, la antigua carretera se separa del trazado de la autovía y se dirige a la población de Torremocha del Campo.


En la salida del núcleo urbano hacia Madrid todavía se conserva, oculto entre la vegetación, un cartel de confirmación, fabricado por Norte Industrial en 1965.


En el sentido contrario se puede encontrar una señal indicadora del horario de misas en la población, según el modelo C-902 definido en la Orden Circular 8.1-IC sobre Normas de Señalización de 1962 e incluido en la Colección Oficial de Señales en Vías Públicas desde entonces. En el reverso se indica que fue fabricada en 1984 por Byssa Balizamientos y Señalizaciones, S.A.



Más adelante aparece una señal de prohibición de adelantamientos, colocada un año más tarde que la anterior y fabricada por Señalizaciones Postigo.



A pesar de lo indicado por la señalización vertical, el eje de la calzada cuenta en la actualidad con las marcas viales discontinuas.


En la intersección con la carretera provincial GU-912 se inicia la variante o travesía exterior, construida en la primera mitad del siglo pasado, dentro de las actuaciones del CNFE.


Precisamente, esta carretera provincial permite la conexión de la población con la calzada sentido Zaragoza de la A-2. En este cruce todavía se puede encontrar alguno de los carteles de señalización originales, que se colocaron en 1991 cuando finalizaron las obras de la variante de la autovía. Aparecen de nuevo en el reverso las siglas del MOPT junto al nombre del fabricante, en este caso Grupisa.


La citada carretera provincial se adentra en el núcleo urbano por la antigua travesía.


Tras la intersección, otra señal indica el final de la anterior prohibición de adelantamiento. Del recrecido del soporte se deduce que previamente a su colocación en 1984 otra señal de menos diámetro estuvo en su lugar.



A pesar de los años transcurridos desde la construcción de la variante, son escasas las edificaciones construidas en las márgenes de la misma, especialmente en el lado exterior.


El trazado de la variante consiste fundamentalmente en una alineación recta de más de 300 m de longitud que conecta en sus extremos con el antiguo trazado por medio de sendas curvas.



La señal que advierte de la peligrosidad de la curva inicial no muestra la fecha de fabricación, pero sí la abreviatura "JC", correspondiente a la Jefatura de Carreteras.


Aunque este tramo contó algún día con la plataforma de 12 m característica del programa REDIA, la actual capa de rodadura no cubre toda la anchura.


La curva situada al final de la variante, también está señalizada como peligrosa. La señal correspondiente fue suministrada por Byssa en 1984.



Unos metros más adelante todavía se conserva un cartel de los que recordaba a los peatones la obligación de circular por el lado izquierdo de la calzada. En la actualidad sólo es legible la inscripción "Peatón", que es la única con relieve. La fecha de fabricación, llevada a cabo por la empresa Díez y Compañía, S.A., se remonta a 1974, algo muy habitual en este tipo de señales.


Junto al cartel se conserva otra señal de prohibición de adelantamientos, coétanea de la existente en el inicio de la travesía.


En esta curva finaliza la variante, con una intersección que da acceso a la población por el trazado antiguo.



El acceso por la vía secundaria se encuentra regulado por un señal de detención obligatoria en la que todavía se distinguen las siglas "JPC", correspondientes a la Jefatura Provincial de Carreteras.


La antigua carretera N-II todavía continúa unos metros hasta el punto en que finaliza la variante de la autovía, donde se encontraba el acceso a Torremocha del Campo para los vehículos procedentes de Zaragoza. En la actualidad el tramo antiguo tiene continuidad como vía de servicio de nuevo trazado hasta el enlace con las carreteras provinciales a Sigüenza y Torresaviñán.


En este recorrido todavía se puede encontrar el hito kilométrico correspondiente al kilómetro 118 de la N-II. Fue instalado por Señalizaciones Villar en marzo de 1986, fecha en que el MOPU comenzó la implantación de este tipo de hitos, definidos por el Plan General de Carreteras 1984-1991, con su colocación en las carreteras radiales. El poste fue recrecido dos años más tarde para añadir el cajetín del itinerario internacional E-90.



En las inmediaciones del hito kilométrico se encuentra el cartel de final de población. En el reverso aparece la inscripción "JPC", junto a la fecha de fabricación, octubre de 1982. También se distingue el logotipo de la empresa Díez y Compañía, S.A. La señal de final de población con la franja roja inclinada sobre el nombre de la población se incluyó por primera vez en la modificación del Código de Circulación de 1981 para indicar la sección en la que dejan de estar en vigor las normas relativas a la circulación por población.



Finalmente, en la entrada a Torremocha del Campo desde Zaragoza también se puede ver un cartel de confirmación situado tras el enlace a Sigüenza y Torresaviñán de la autovía. Como se ha indicado, el tramo entre el enlace con la C-204 y Saúca se puso en servicio antes que la variante de Torremocha del Campo, por lo que la autovía se interrumpía en este lugar. El cartel tiene fondo blanco y caracteres de color azul, conforme a los criterios vigentes desde 1988. El cartel fue fabricado por J. Torres, S.A. en junio de 1990, momento en que se puso en servicio el desdoblamiento entre Torremocha del Campo y Saúca.



En este punto finaliza este recorrido por la antigua carretera N-II a su paso por Torremocha del Campo. El tramo se prolonga hasta el siguente enlace como vía de servicio, construida dentro de las actuaciones de la concesión para la reforma, conservación y explotación de la autovía A-2 entre Guadalajara y el límite de provincia de Soria.

Enlaces

Última actualización: 30 de agosto de 2018

Inicio | Artículos | Viajes | Documentos | Vídeos | Actualizaciones | Imágenes para el Recuerdo | Mapa Web

© · 2016 | Contacto: miliar@telefonica.net | Síguenos en Facebook Metidos En Carretera | Síguenos en Google+ Metidos En Carretera | Síguenos en Google+ Carreteras